3, 2, 1… ¡Let´s go!

¡Empieza la cuenta atrás! Y éste no es un año cualquiera. Es el año de LOS AMORES INCONCLUSOS. No es el año del estreno, sino el año en que realmente vamos a cocinar la película. Durante este 2012 que acaba hemos pensado la película y llamado a las grandes puertas. Es cierto que no nos han hecho demasiado caso pero con la que está cayendo, ¿qué más podíamos esperar? Así que ha llegado el momento de llamar a las pequeñas puertas. No vamos a esperar más a Godot. Vamos a hacer una película, como podamos, pero con todo el amor y el cariño del mundo. En realidad, ¿en algún momento fue otro el objetivo? Tenemos un gran proyecto, somos unos profesionales estupendos y si algo nos sobra es ilusión. Está en nuestras manos y aquí retomo una frase de la entrada de la semana pasada –el futuro no existe, es algo que inventamos. Así que vamos a seguir inventando ese futuro, el futuro de LOS AMORES INCONCLUSOS. Empieza la cuenta atrás… 3, 2, 1 ¡Acción!

Frank Toro

Anuncios

¡Felices Fiestas!

En nombre del equipo de LOS AMORES INCONCLUSOS os deseamos felices fiestas y un estupendo 2013. Es cierto que no controlamos muchas cosas pero también es cierto que sí controlamos otras. Por enésima vez –sí, lo siento y sé que suena a chiste– volveré a citar a Eduard Punset (pero es que ese hombre dice muchas cosas interesantes). Hace algunos meses, Eduard escribía en la editorial de la revista REDES que el futuro no existe, que es algo que inventamos y que en época de crisis hay que ponerle más imaginación. También, creo que fue este verano, Jesús y yo escuchamos una divertidísima intervención del humorista Juan Carlos Ortega en RNE en la que narraba un cuento titulado ‘el ambiente tristón’. De verdad que vale la pena y os recomiendo que lo escuchéis (para escucharlo hacer clic aquí) porqué hace reír pero también pensar. El cuento va sobre las gentes de un pueblo imaginario (quizás no tan imaginario) que se sentían tristes y desanimadas. Finalmente una niña propone una solución tan simple como efectiva. ¿No será que al final (casi) todo se reduce a la actitud mental? Los dos últimos programas de REDES creo que lo muestran con claridad (los programas dedicados a los placebos y los nocebos). En esos programas se relatan diferentes experimentos realizados en los EE.UU. (este tipo de experimentos parece que siempre se hacen en los EE.UU.). En uno de ellos a pacientes que decían sentir nauseas y ganas de vomitar les recetaban un vomitivo pero en vez de decirles que iban a tomar un vomitivo (que de saberlo no lo habrían tomado) les decían que iban a probar un nuevo medicamento en fase experimental pero que todo parecía indicar que era muy efectivo. Sorprendentemente, después de tomar el medicamento, la mayoría de los pacientes aseguraban sentirse mucho mejor e incluso algunos aseguraban haber superado las nauseas. Eso me recuerda otro experimento que conocí a través de un documental de la BBC. En una gran empresa se instalaban tres tipos de máquinas de café. Una estaba en los pasillos y funcionaba con monedas. La otra estaba en la cafetería y los usuarios apretaban un botón para que saliera el café. La tercera máquina estaba detrás de la barra, tenía el aspecto de una sofisticadísima máquina de café expreso italiano que sólo podía servir un camarero. Tras un mes de ingesta de café preguntaron a los cientos de usuarios que pensaban sobre el café. La inmensa mayoría afirmaba que el café que servían los camareros, sin duda, era muy superior a cualquier otro y que el que salía de la máquina que funcionaba con monedas era el peor de todos. Lo que no sabían los incautos encuestados es que todas las máquinas servían exactamente el mismo café: preparado por la misma máquina, con la misma agua y con el mismo grano. El experimento parecía serio (esta gente de la BBC es seria) e incluso se comprobó que siempre se servía exactamente a la misma temperatura. Conclusión que me viene a la cabeza: la vida nos ofrece el café que nos ofrece y ahí podemos hacer poco pero, el valor que le demos a ese café, el como lo saboreemos, lo que hagamos de él, básicamente depende de nosotros. Por eso, más que desearos un feliz año nuevo (que también) no sé si es mejor (e incluso más práctico) desearos que encontréis las energías y la motivación necesarias para encarar el nuevo año con una actitud positiva, ilusión, muchas ganas de hacer cosas y una sonrisa. Por si Punset tiene razón y es verdad que el futuro no existe y que es algo que hacemos entre todos. Nosotros, me refiero al equipo de LOS AMORES INCONCLUSOS, nos aplicamos esa filosofía y seguimos trabajando duro y con mucha ilusión para hacer una buena película. Que por empeño no quede. ¡FELICES FIESTAS!

Frank Toro

I want you (te necesitamos)

Sé que no es muy original recurrir al famoso cartel del “Tío Sam” –posiblemente el cartel más famoso de la historia– pero cuando tengo que pedir algo siempre me vienen a la cabeza esa imagen tan poderosa. Sirvió para llamar a filas entre 1917 y 1918 (se imprimieron más de cuatro millones de copias), ha servido para muchísimos más llamamientos y lo seguirá haciendo. Y sin dejar de lado mis referentes norteamericanos también recuerdo un episodio de los Simpsons en el que Ned Flanders propone a Homer Simpson emprender una recolecta. Inicialmente Homer no acaba de entender a que se refiere Flanders que, además, se siente avergonzado por pedir algo así a Homer. Finalmente Homer lo entiende y da un salto de alegría gritando: ¡Mendicidad a lo grande! ¡Con lo que a mi me gusta! Pero no os preocupéis que no os voy a pedir dinero (Groucho Marx añadiría – de momento). Lo que me gustaría pediros se enmarca más en lo que podríamos llamar tráfico de influencias. Nos embarcamos en una nueva etapa en esta gran aventura que es levantar una película. Estamos buscando ‘ventanas’ (distribución), patrocinadores, sponsors y un largo etcétera de colaboradores. ¿Y cómo podemos convencerlos para que se animen a acompañarnos? De muchas formas: mostrando la calidad del guión y la solidez del proyecto, presentando a un equipo de primera… pero también demostrando que somos muchos. De momento aun no nos hemos lanzado a las redes sociales y de eso se encargará Jesús que es un experto de primerísima fila, pero a mi también me gustaría aportar mi granito de arena. Por eso os pido, por favor, si queréis, que (los que aún no lo hacéis) nos sigáis en Facebook y Twitter. Como reza el cartel TE NECESITO/AMOS. Y no sólo eso, PÁSALO. Necesitamos tener muchos seguidores, mientras más mejor. Nos gustaría que todo el mundo supiera por lo menos que existimos. En estos momentos veo que tenemos un centenar de seguidores en Facebook, unos 90 seguidores en el Twitter de la película y apenas una docena de seguidores en el Twitter de Frank Toro. Poquito. Entre todos podemos hacer que suban esas cifras. Contamos con vosotros. Al fin y al cabo es gratis y nos hacéis un gran favor. En realidad un favorazo. Sé que todos estamos saturados de información pero os aseguro que no nos pondremos pesados. Sólo os recordaremos que estamos aquí de vez en cuando y estaréis al día de las novedades importantes como cuando empezamos a rodar o cuando estrenamos. Difundid esta nota, por favor. Tenemos que crecer y formar una graaaaaaaaaan familia. Juntos podemos 😉

Frank Toro

(Pre) balance

Diciembre, último mes del año. El año se acaba y aunque sólo es una convención nos sentimos (casi) todos en la obligación de hacer balances de todo. Muchas veces tengo la sensación de que los meses, e incluso los años, pasan sin haber hecho demasiado. Pero luego, si lo pienso bien, me doy cuenta de que se han hecho muchísimas cosas. Hace casi un año (algunos más) que nos oís hablar de la película y algunos preguntáis ¿pero no habéis rodado nada aun? Mirado así puede parecer que ha pasado mucho tiempo pero durante ese año se ha hecho mucho más de lo que parece. Lo primero, escribir un guión. No es un trabajo fácil o que se suela hacer en pocas semanas (aunque ha habido casos). Escribir un guión lleva su tiempo. Woody Allen escribe muchos de sus guiones en un par de meses mientras que Pedro Almodóvar puede dedicar años a un guión (suele trabajar varios guiones a la vez). Lo habitual es dedicar de un año a dos. Es bastante frecuente hacer sobre una docena de (re)escrituras de un mismo guión. De LOS AMORES INCONCLUSOS hemos hecho unas cuantas. Pero al final cerramos un guión. Después de escribir el guión llegó el famoso ‘dossier’. Ese documento que nos obligó a pensarlo y planificarlo (casi) todo. Es decir, que tipo de película nos planteábamos hacer, que aspecto tendrían las imagines  que música sonaría e incluso de que color iban a ser las paredes. El ‘dossier’ también nos obligó a buscar los actores y a configurar un equipo técnico de primera línea. El detalle en él es tanto que la película incluso está planificada plano a plano (dónde está la cámara en cada momento y que se ve en cada plano). No os aburriré con los detalles. Sobre el ‘dossier’ hay unas cuantas entradas en este mismo blog. En todo caso ha sido un año prolífico en el que hemos trabajado mucho. Ahora que sabemos perfectamente lo que queremos y cómo lo queremos, estamos en la fase de buscar los medios necesarios para hacer la película y esa será nuestra principal ocupación durante los primeros meses de 2013. Nos gustaría poder filmar a finales de primavera del año que viene pero eso no depende solo de nosotros. Os seguimos contando.

Frank Toro