En la cocina…

Como avanzábamos la semana pasada seguimos ‘cocinando’ la campaña de ‘crowdfounding’ que lanzaremos a lo largo de febrero. Siento no poder contar mucho más de momento. Esa campaña se concretará en una nueva Web interactiva abierta a todos. ¡Esperamos vuestra participación! La Web, entre otras cosas, ofrecerá una serie de documentos que se podrán descargar en pdf con TODA la información sobre la producción. Entre esos documentos hay uno que explica como será la película y otro que describe con detalle cómo pensamos hacerla, financiarla y distribuirla. Pero, quizás, lo más interesante sea el carácter interactivo de la nueva Web. Os propondremos muchas formas de colaborar y de hacer vuestro este proyecto. Esperamos que os guste todo lo que estamos preparando ¡Rico, rico… y con fundamento! (como dice el cocinero de la tele).

Frank Toro

Anuncios

En salas lo antes posible

Para nosotros, esta semana ha sido la semana del ‘crowdfounding’ y aun nos queda alguna más. Como explicábamos la semana pasada, antes de que acabe febrero presentaremos y pondremos en marcha una campaña de ‘crowdfounding’ o micro-mecenazgo. El sábado pasado, en el cine, descubrí el cartel de la nueva película de Pedro Almodóvar y me reí mucho con el eslogan ‘en salas lo antes posible’. ¡Genial! Pues eso es lo que queremos para LOS AMORES INCONCLUSOS: ‘en salas lo antes posible’. Vamos a necesitar toda vuestra ayuda para que así sea. Como posiblemente ya sabéis nuestro propósito es hacer la película, sí o sí, durante este 2013 y estrenarla en 2014. Esperamos que el proceso no se demore – pero hay cosas que son difíciles de precisar en estos momentos. No obstante en eso estamos y haremos todo lo posible (y más) para que se cumplan esos plazos. Eso requiere lanzar YA la campaña de ‘crowdfounding’ ¿En que consistirá esa campaña? En un par de semanas –quizás alguna más– os lo explicaremos con todo detalle en la nueva Web de la película. Habrá muchas novedades y sorpresas. Esperamos que os guste todo lo que estamos preparando. Será grande. Así que no nos entretenemos más y seguimos trabajando en las novedades que pronto conoceréis. Y recordad… ‘en salas lo antes posible’.

Frank Toro

Brainstorming

Esta semana, la parte del equipo que estamos en Madrid, hemos tenido un ‘brainstorming’ o lluvia de ideas muy interesante. Me hubiera gustado que también hubierais estado la parte del equipo que estáis en Barcelona pero de momento no puede ser. Para los que no habéis leído las entradas anteriores del blog, esta es la situación: el plan ‘A’ consistía en pedir unos 400.000 euros a la televisión pública (que entraría en el proyecto como coproductor) y 400.000 euros más al Ministerio de Cultura (en forma de ayuda a la cinematografía). El resultado fue el de esperar ¡y más en los momentos que corren! Pero eso no nos ha desanimado. Más bien todo lo contrario. Personalmente no tenía mucha fe en ese plan ‘A’ pero había que intentarlo. Descartado el plan ‘A’, ha llegado el momento del plan ‘B’ que básicamente consiste en conseguir un poco de aquí y un poco de allá hasta conseguir cubrir los gastos más elementales e ineludibles. Nos adaptaremos al dinero que consigamos pero eso tampoco es ninguna novedad en el mundo del cine. Del ‘brainstorming’ citado salieron ideas muy interesantes para montar un ‘crowdfounding’, una línea de colaboración con empresas privadas y un plan de ‘product placement’. Sí, es verdad ¡cuantas palabras/expresiones en inglés! Y eso que intento no recurrir a ellas pero también tengo claro que sin darme cuenta al final acabaré hablando sólo en inglés. Pero lo cierto es que aun hay muchas cosas que no tienen una expresión en castellano/catalán. ‘Crowdfounding’ (para los que aun están aprendiendo inglés) es una expresión que une las palabras ‘multitud’ y ‘financiación’. Hace unos meses la actriz Assumpta Serna nos decía que ese es el futuro del cine: el ‘crowdfounding’ – y supongo que es cierto. Más o menos, el ‘crowdfounding’ consiste en pedir a muchos un poco de dinero (en plan mecenas) aprovechando las potencialidades de Internet y de las redes sociales. Son muchas las películas que ya se han financiado así. En cuanto a la colaboración con empresas, la experiencia nos dice que es relativamente fácil conseguir ayudas en especie. Si pides dinero la respuesta suele ser no pero si pides, por ejemplo, unos muebles a un fabricante de muebles es posible que te los ceda (y para hacer una película hacen falta muchas cosas). El ‘product placement’ consiste en hacer aparecer un producto o marca en una película a cambio de una pequeña aportación monetaria. No es casual que en las películas de Almodóvar, cuando se abre una nevera, ésta esté llena de botellas de una determinada marca de agua mineral. A lo largo de las próximas semanas iremos poniendo en marcha todas esas campañas y más. A medida que las lancemos os iremos informando con más detalle en este blog. Y tiene que ser rápido. Nos gustaría poder empezar a grabar en mayo pero para eso queda muchísimo trabajo y no sólo depende de nosotros. Pero supongo que está bien poner fecha a las cosas (aunque luego se cambie).

Frank Toro

Let´s work!

¡Bueno, chi@s!, ¿empezamos ya? No sé vosotros pero yo empiezo a estar impaciente. Necesito acción. Ha estado muy bien concedernos un año para reescribir el guión, pensar la película con todo detalle, buscar una financiación a lo Hollywood que no ha llegado y no sé cuantas cosas más… pero al final es lo de siempre – somos lo que somos y tenemos lo que tenemos. ¿Pero qué somos? Somos un equipo de primera al que no le falta oficio ni ganas de trabajar e ilusión. ¿Qué tenemos? Un proyecto estupendo y un guión que emociona. Quizás no tenemos mucho dinero. Eso es cierto. En realidad no tenemos nada de dinero pero ¿no os empieza a aburrir ya esa cancioncilla? El problema –ahora me refiero a la situación en general– es que lo hemos reducido todo a una cuestión de dinero. Personalmente no creo que el dinero lo sea TODO. Ya sé, me diréis que hay que comer, que pagar el alquiler… y todo eso es cierto pero ¿de verdad se reduce TODO a un problema de dinero? Seguro que os parezco Bob Esponja diciendo estas cosas pero quizás no esté tan mal ser un poco Bob Esponja. Al fin y al cabo ¿cómo empezaron todos esos directores a los que tanto admiro y siempre cito? Uno de ellos trabajaba en telefónica y esperaba a fin de mes para cobrar y poder comprar unos metros de película más con los que poder filmar la siguiente secuencia de su nueva película. Otro pidió 6.000 dólares a su padre para comprar película caducada y su padre le preguntó ¿por qué voy a darte 6.000 dólares? El director en cuestión respondió que por lo menos, mientras estuviera rodando, no se estaría drogando. Consiguió los 6.000 dólares, compró una caravana de desguace y se fue con los marginados más surrealistas de Baltimore a rodar en medio del desierto. Un tercer director novato quiso vengarse de sus profesores de la escuela de cine y con el equivalente a pocos miles de euros y película caducada en blanco y negro hizo todo lo que le habían prohibido como emplear un insistente narrador en off o mantener un plano durante cinco minutos. Por si alguien aun tiene alguna duda, esos directores son Pedro Almodóvar, John Waters y Lars Von Trier. Y la actitud que muestran ante este oficio es la que me gusta, ‘la que me pone’. Sabéis bien lo que pienso: no creo que el sitio de un director (ni siquiera de un productor) esté en los pasillos de un ministerio o delante de una pantalla esperando a ver que nueva convocatoria publica el ICAA. El matrimonio entre política (= poder) y creación siempre me ha parecido un matrimonio imposible. No dudo de las buenas intenciones de todo el mundo pero hay combinaciones que sencillamente no me cuadran. Estoy convencido de que eso es lo que ha matado el cine español (aunque no sólo el cine sino también la economía en general). Es mi opinión. Así que… LET’S WORK! ¡Manos a la obra, vamos a trabajar! Se acabó el tiempo de la reflexión, es tiempo de acción. Tenemos un nuevo año por delante y una película que hacer. ¡Vamos para allá!

Frank Toro